Cinco experiencias que hay que tener en Japón durante el verano

Voy a hacer otro recreo en mi diario de viaje por Japón para inaugurar una nueva sección. Para el que le gusten los rankings, acá va uno, aunque el orden es más o menos arbitrario. Comenzaremos con mi “top cinco” de experiencias veraniegas en el país del sol naciente.

Muchos desalientan viajar a Japón en verano, porque hace mucho calor y es época de lluvias y  tifones. Pero así como hay motivos para no ir, hay otros que pueden hacer del viaje una experiencia única.

Ir a un festival de verano en yukata o jinbei

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El verano es la temporada de festivales en Japón. Los hay de todo tipo, a lo largo de todo el país. En las calles se montan puestos de comida, hay desfiles, música, decoraciones especiales, bailes tradicionales, espectáculos. Y en esos días de fiesta todos aprovechan para desempolvar los yukata (kimonos de verano) que no usan durante todo el resto del año. Las calles se llenan de jóvenes en yukata o en jinbei, una vestimenta tradicional generalmente masculina pero que a veces se ve en mujeres, sobre todo en niñas y adolescentes. Y lo mejor de todo es que los extranjeros también podemos salir vestidos en yukata sin que nadie nos mire raro. En algunos festivales se usa indumentaria especial. Es el caso del Nebuta Matsuri de Aomori (del que les contaré más adelante), en el que los turistas extranjeros son bienvenidos a participar en el desfile, pero para hacerlo hay que usar la ropa de haneto propia del festival, que se puede comprar y alquilar en varias tiendas de la ciudad. El clima festivo de los matsuri de verano es algo que uno no debería perderse si está en Japón durante los meses de julio y agosto.

Subir el Fujisan

j 107. 23jul. Camino al Monte Fuji

El Monte Fuji es el pico más alto de Japón, un volcán sagrado que se encuentra dormido desde el año 1707. Es un volcán todavía activo, pero con muy pocas probabilidades de erupción. Durante los meses de verano es posible ascender y hay varias rutas para hacerlo. La más frecuente es la del sendero Yoshida, al que se accede desde la ciudad de Kawaguchiko. Hay varias estaciones en el camino, con refugios bastante caros. Pero si uno quiere llegar a la cima justo a tiempo para ver la salida del sol, también es posible ascender de noche y llegar a la cima antes del amanecer. El problema es si toca lluvia y el sol nunca sale, como nos pasó a nosotros. De todos modos, aun sin amanecer, el ascenso al Monte Fuji es una experiencia inolvidable.

Asistir a un hanabi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los hanabi son sesiones de fuegos artificiales, y generalmente están asociados con los matsuri, sirven a modo de apertura o cierre de los festivales. Sin embargo, también hay festivales exclusivos de fuegos artificiales, como el que se organiza todos los últimos sábados de julio a orillas del río Sumida, en Tokyo. Si uno viaja a Japón en verano, lo más probable es que tenga la oportunidad de ver al menos uno o dos hanabi. Pero no alcanza con verlos. Lo que recomiendo es seguir la práctica japonesa: reservar un lugar en la playa o en alguna calle o en el espacio público destinado al festival para montarse un picnic y esperar los fuegos. Lo único que hace falta es llegar temprano, llevar una lona y colocarla en algún lugar que se encuentre libre. Durante los hanabi, al igual que en todos los festivales, la gente suele vestirse a la manera tradicional. Muchos se llevan bolsas repletas de comida y bebida, mesas, sillas y hasta parrilla. Pero si uno no cuenta con esa posibilidad, basta con reservar un espacio y comprar algo para comer en los puestos que se levantan alrededor, en calles y parques.

Visitar Hokkaido

o 140. 28jul. Furano - Tomita Farm

El norte de Japón no suele ser un destino muy visitado. Durante nuestra estadía en la isla de Hokkaido —de la que escribiré más adelante—  vimos muchos turistas coreanos, pero prácticamente nadie de Occidente. Sin embargo es una provincia hermosa, muy distinta al resto del país, con una naturaleza única y un clima más templado durante el verano. Menos calor y menos lluvias. Si uno viaja a Japón en verano, encarar hacia el norte es una muy buena opción. En la zona de Furano, el verano es especialmente hermoso por los campos de flores, que están en su máximo esplendor durante el mes de julio.

Probar comidas típicas de verano

p 147. 29jul. Rokugo

Del mismo modo que en primavera, todo en Japón es rosado, y se ven flores de cerezo no solo en los árboles, sino en las decoraciones, en las revistas y en la comida; en verano todo es de melón y de uva. Dulces, bebidas, postres, facturas y helados de melón y de uva. También se puede comer sandía en la playa. ¿Quién no leyó alguna vez una escena de manga donde se parte una sandía en la playa? Pero aparte de eso, es posible probar comidas, algunas de ellas típicas de determinadas zonas, que se asocian especialmente con el verano: el unagi (anguila), el kuzukiri de Kyoto, la comida de los festivales y —cómo dejarlo afuera— el somen, fideos fríos que se mojan en una salsa a base de caldo de pescado. Rico, rico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s