Cinco opciones económicas para comer en Japón

Japón tiene mala fama de ser muy caro. Es cierto que algunas cosas lo son. El transporte es carísimo, especialmente para nosotros, que estamos acostumbrados a precios muchísimo más bajos. Pero también hay algo de mito en eso. A decir verdad, para una pareja que suele viajar en plan económico, los aéreos probablemente salgan más caros que la estadía de todo un mes completo en Japón, incluidos los regalos y compra de recuerdos varios. Al menos esa fue nuestra experiencia, incluso habiendo llenado nuestros bolsos de papel, libros, manga, yukatas y hasta un rosario budista y discos, cuyos precios sí asustan un poquito. Hay opciones de alojamiento económicas, y también se puede comer barato. Acá van cinco sugerencias para comer en Japón a precios accesibles.

Comida rápida japonesa

d 149. 16jul. Kyoto 04 151 - Shinjuku - Tokyo

Sí. Existe comida rápida japonesa, y no son hamburguesas. Las tiendas de comida rápida pueden servir varias cosas o especializarse en una en particular: udon, ramen, gyudon. En la mayoría no hay más que una barra, y muchas veces tienen máquinas expendedoras de tickets en la calle, a la entrada del establecimiento, donde uno elige y paga de antemano lo que va a comer. Estos lugares no solo son muy económicos sino que se come muy bien, especialmente en aquellos donde uno ve que se forma fila para entrar. Y aunque también es posible pedirse una cerveza, uno puede servirse toda el agua que quiera sin cargo.

Para comer udon muy barato en Shinjuku (Tokyo) – Rakugama Seimenjo (saliendo hacia el oeste de la estación)

Para comer soba o ramen en el barrio de Higashiyama de Kyoto – Karako

Obentos en el konbini

b 109. 14jul. Kyoto-Santuario Heian w 218. 5ago. Sendai

En los kombini (pequeños mercados que en muchos casos están abiertos 24 horas), entre las muchas cosas que se pueden conseguir están los famosos bento, o meriendas. Desde onigiri y bandejas de sushi, hasta omurice (algo así como omelette relleno de arroz) y pastas. Lo mejor de todo es que si necesitás calentar lo que sea que hayas elegido, en el mismo konibini te lo calientan en el microondas. No solo podes comer en el hotel. Mejor aun, podés comprar una bandeja de sushi y comerla bajo un cerezo en primavera, o a la orilla del río en verano. Entrada la tarde empiezan a remarcar los precios, así que si uno compra por la noche, puede conseguir los bento a precios más económicos. Para quien reside en Japón, vivir a base de bentos no es la opción más sana, pero estando de vacaciones las cosas son distintas, especialmente si uno necesita cuidar el bolsillo. Y si uno tiene un supermercado cerca, mejor todavía. A veces me costaba reconocerlos desde la calle, pero si uno logra identificarlos, la variedad es mayor y los precios bastante más bajos que en los konbini.

Kaitenzushi

IMG_6246 c 176. 15jul. Kyoto

Comer sushi puede ser caro, cuanta mayor la calidad, más caro es, y en Japón se puede comer sushi muy bueno. Pero también hay opciones económicas que no están mal. Los kaitenzushi son establecimientos donde uno va agarrando platos de una cinta transportadora y luego paga por la cantidad de platos que haya consumido. En algunos, todos los platos cuestan 100 yenes (poco menos de 1 dólar), en otros hay platos de distintos colores que representan distintos precios, o un sistema de registro de lo que uno va consumiendo a través de una pantalla touch en la que uno va eligiendo las variedades de sushi que quiere probar.

Para comer sushi económico en Shibuya (Tokyo) – Genki Sushi

Para comer sushi económico en Kyoto y en varios otros lugares de Japón – Kura Sushi

Los puestos del festival

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si uno tiene la suerte de visitar Japón en época de festivales, no puede dejar de concurrir a alguno. Las calles se llenan de puestos donde venden comida de todo tipo a precios accesibles, y uno pude darse el gusto de probar distintas cosas. Desde pinchos de carne y salchichas, pasando por pescado y calamar, hasta okonimayaki (una comida típica japonesa que puede variar mucho dependiendo de la zona) y frutas frescas o acarameladas. En Kyoto vi mandarinas acarameladas y probé, como no podía ser de otra manera, uvas acarameladas. Desde luego, lo que uno gaste dependerá de la variedad que quiera probar y de la cantidad que coma. Pero la mayoría de las opciones que ofrecen salen entre 200 y 500 yenes (entre 2 y 5 dólares), así que —si uno es cuidadoso— puede comer por menos de 10 dólares. En cualquier caso, a la comida uno debe agregar el ambiente alegre del festival, el despliegue de color en los yukata (si se trata de un festival de verano) o los cerezos en flor, si uno participa en el hanami de primavera. Una experiencia que no hay que perderse.

Famiri Resutoran

Nosotros no hemos comido en restaurantes familiares (o famiri resutoran, según la pronunciación japonesa) en ninguno de nuestros viajes a Japón, pero no puedo dejar de nombrarlos si de precios económicos se trata. Ofrecen gran variedad de platos a precios accesibles, y muchos de ellos están abiertos 24 horas, lo que puede sacar de apuros en más de una ocasión.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s