A Japón hay que viajar con block de notas

A nuestros dos viajes por Japón, Miguel-san fue con dos herramientas indispensables: un pequeño block de notas espiralado de tapa azul y un lápiz.

Semáforo en rojo, esperamos en la esquina de Shijo, y Miguel garabatea algo en la libreta. Después de comprar las entradas para visitar el Pabellón de Oro, me doy vuelta para buscarlo: Miguel con su libreta, frente a las enormes raíces de un árbol cubierto de musgo. Yo me pruebo un yukata  en una tienda de Kyoto. Detrás de mí, entre kimonos y obis de colores brillantes, Miguel escribe unas palabras. Llueve en Arashiyama, Miguel busca refugio bajo el techo de un templo y abre su libreta azul.

Por la noche, en el hotel, lo pasa todo a un archivo de word, y se pone a escribir sentado a lo indio sobre el tatami. También lo hace durante nuestros viajes en shinkansen. Enchufa la notebook a la toma de corriente que hay debajo de todas las ventanas del tren y escribe.

Durante nuestro primer viaje escribió Imperfección, un libro de cuentos japoneses con el que ganó el Premio Municipal por obra inédita, otorgado por la Ciudad de Buenos Aires. En nuestro segundo viaje escribió Los años tristes de Kawabata, una hermosa novela con la que obtuvo la primera mención en los Premios Clarín de 2016.

A nuestro próximo viaje me llevo una libreta yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s