El samurái de la guitarra pisará tierras argentinas.

31301568_1748548381874327_4550357425149736835_n

MIYAVI en Argetina.

Allí estaremos el 27 de mayo, en el Teatro Flores.

Anuncios

Un argentino en Japón, o Japón en un argentino

Presentación de Hojas que caen sobre otras hojas, de Miguel Sardegna (parte II)

FB_IMG_1514473682612
Foto de Bruno Szister

Hace unos meses dejé una entrada con las palabras que leí en la presentación del libro de cuentos Hojas que caen sobre otras hojas, de Miguel Sardegna. Ya terminando el año, y en este momento de balances y festejos por los logros y alegrías vividos, sumo las palabras del escritor Ariel Bermani, uno de los editores de Conejos.

seguir leyendo

Un ojo para nuestro daruma

Cuando visitamos Miyajima, durante nuestro último viaje a Japón, nos compramos un daruma. Nos encantan los daruma.  Este muñeco, que representa al fundador del budismo zen Bodhidharma (o Daruma en japonés), es un amuleto especial. A diferencia de otros amuletos, estos ayudan a cumplir objetivos. No estamos hablando de deseos, sino de objetivos que implican un esfuerzo por parte nuestra. La tradición es pintarle un solo ojo cuando nos hemos propuesto algo, y conservarlo como recordatorio de lo que queremos lograr para que nos sirva como estímulo y fuente de energía. Una vez alcanzado el objetivo, se le pinta el otro ojo como agradecimiento y para festejar, porque ha de ser gratificante el momento de confirmar que todo nuestro trabajo ha rendido frutos.

seguir leyendo

Año Nuevo se dice Oshōgatsu

A modo de agenda, de ayuda memoria, o simplemente para seguir viajando (aunque más no sea desde mi casa) voy a iniciar una nueva sección en el blog en la que dejaré asentados los lugares de Japón que me gustaría visitar algún día, las cosas que todavía tengo pendientes de hacer, los momentos con los que sueño. Y para inaugurar la sección, vamos a imaginar un Japón invernal.

Cuando uno piensa en el invierno japonés, suele pensar en Sapporo, las esculturas de hielo, los festivales de nieve. Hay varios festivales de invierno en el norte de Japón a los que me gustaría asistir.

Pero hay otro momento invernal tan fascinante como ese, el que más ganas me dan a mí de vivir: el Oshōgatsu, o Año Nuevo japonés.

seguir leyendo

Escribir en Japón

Pesentación de Hojas que caen sobre otras hojas, de Miguel Sardegna

El mes pasado se presentó Hojas que caen sobre otras hojas, de Miguel Sardegna, un libro de cuentos de temática japonesa editado por Conejos. Me convocaron para participar en la presentación, y se me ocurrió mostrar la cocina, abrir un poco las cortinas e invitarlos a espiar bambalinas.

Esto es lo que leí.

seguir leyendo

Cinco alojamientos tradicionales

La variedad de opciones de alojamiento que ofrece Japón es enorme. Hoteles y pensiones de estilo occidental o japonés, desde una habitación común y corriente en un hotel como el de cualquier lugar del mundo, hasta un sillón en un manga café o un colchón metido en un hueco en la pared de algún hotel cápsula. Hay opciones para todos los gustos y bolsillos.

Ya hablaremos de alojamiento económico, pero hoy me quiero detener en formas de vivir el Japón tradicional por la noche, cuando uno vuelve de patear la ciudad y absorber información a lo loco, cuando uno se guarda y se dispone a recuperar energías para volver a correr al día siguiente. Acá va mi lista de cinco opciones de alojamiento tradicional en Japón.

seguir leyendo

Cinco aves japonesas

Uno de los pasatiempos que sigo desde hace ya unos cuantos años es la observación de aves. Siempre viajo con largavistas y con algún libro de aves bajo el brazo; y guardo registro de todas las aves que he visto, en Argentina y en otros países. En Japón no les dediqué tanto tiempo como es habitual. Había tanto para ver, que la paciencia y el tiempo requeridos para la observación por momentos resultaban imposibles. Además, corría con la desventaja de no contar con un libro de aves en un idioma conocido para mí, que me ayudara a identificar las especies con las que me iba cruzando. Pero saqué algunas fotos y ya de regreso en Argentina, con la ayuda de San Google, me senté a identificarlas.

AVES

Algunas permanecen anónimas, a la espera de que logre descubrir cómo se llaman. Pero he logrado reconocer unas cuantas.

En sintonía con mis listas de cinco, dejo aquí cinco de mis avistajes en Japón. En este recorte, incluyo aves que únicamente pueden verse en países de Oriente.

seguir leyendo

PRIMAVERA EN JAPÓN – DÍA 19 (Takayama)

miércoles 14 de abril

Nos levantamos temprano. Nuestro hospedaje nos sirve un desayuno japonés, con mucha verdura, tofu, sopa de miso y fruta. Se escucha a los niños de la casa en la cocina. Todos los huespedes desayunamos juntos en el mismo lugar donde cenamos, rodeando el hogar. Alguien hace el comentario de que “mientras nosotros desayunamos al estilo japonés, los niños en la cocina seguro que comen corn flakes”.  ¿Comerán corn flakes los niños de la casa?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Queremos dar una última vuelta por el pueblo, así que nos aseguramos de tener todo el equipaje en orden y salimos a la calle. La mañana nos recibe con los techos llenos de nieve. Todo está cubierto de blanco. Las nubes bajas ocultan la montaña. Subimos hasta el mirador del pueblo para apreciar el paisaje nevado antes de dejar Ainokura.

Ya se nos está acabando el viaje. Mañana volvemos a Tokyo, para tomar nuestro vuelo de regreso. Pero antes nos queda visitar un lugar más. Viajaremos durante toda la mañana para asistir al festival de Takayama, considerado uno de los más bellos de Japón. Se celebra en Takayama (de ahí el nombre) dos veces al año, en primavera y en otoño.

seguir leyendo

PRIMAVERA EN JAPÓN – DÍA 18 (Shirakawa-go y Gokoyama)

martes 13 de abril

Shirakawa-go y Gokoyama son dos regiones vecinas que se emplazan a lo largo del valle del río Shogawa. Las dos se distinguen por sus aldeas tradicionales, productoras de arroz, y por sus casas de estilo gassho-zukuri, cuyos techos recuerdan las manos de un monje budista en oración. Construidos sin clavos y cubiertos de una espesa capa de paja, están diseñados para aguantar el duro invierno de la zona.

El pueblo más importante de Shirakawa-go, y el más famoso y grande del valle, se llama Ogimachi. Desde Kanazawa se tardan setenta y cinco minutos en colectivo, por caminos de montaña. Llegamos a media mañana. Se nota la diferencia de temperatura. Está mucho más fresco e incluso cae una pequeña nevisca.

seguir leyendo