Escribir en Japón

Pesentación de Hojas que caen sobre otras hojas, de Miguel Sardegna

El mes pasado se presentó Hojas que caen sobra otras hojas, de Miguel Sardegna, un libro de cuentos de temática japonesa editado por Conejos. Me convocaron para participar en la presentación, y se me ocurrió mostrar la cocina, abrir un poco las cortinas e invitarlos a espiar bambalinas.

Esto es lo que leí.

seguir leyendo

Anuncios

A Japón hay que viajar con block de notas

A nuestros dos viajes por Japón, Miguel-san fue con dos herramientas indispensables: un pequeño block de notas espiralado de tapa azul y un lápiz.

Semáforo en rojo, esperamos en la esquina de Shijo, y Miguel garabatea algo en la libreta. Después de comprar las entradas para visitar el Pabellón de Oro, me doy vuelta para buscarlo: Miguel con su libreta, frente a las enormes raíces de un árbol cubierto de musgo. Yo me pruebo un yukata  en una tienda de Kyoto. Detrás de mí, entre kimonos y obis de colores brillantes, Miguel escribe unas palabras. Llueve en Arashiyama, Miguel busca refugio bajo el techo de un templo y abre su libreta azul.

leer más

Flores en el cielo

A los festivales de fuegos artificiales en Japón se los conoce como hanabi. La palabra 花火 (hanabi) formada por los kanji 花 (hana – flor) y 火 (hi –fuego) significa “flores de fuego”. Y así es efectivamente. Los fuegos artificiales tradicionales de Japón representan flores, en especial el crisantemo, y la peonia. Aunque también se pueden ver sauces llorones y palmeras.

crisantemo peonia sauce llorón palmeras

leer más

Temporada de paraguas

En Japón el verano es plena temporada de lluvias. Así como un día te despertás con un sol radiante, al día siguiente te llueve sin parar. Pero haya sol o llueva, no importa, lo que siempre se ve en la calle son paraguas.

b 64. 14jul. Kyoto-Santuario Heian

Los días de sol se ven sombrillas de todos los colores, algunas con bordados o con voladitos. El set femenino para protegerse del sol consiste en sombrilla y guantes sin dedos, que cubren hasta el codo. De solo verlo ya da calor. También se ven muchos sombreros de esterilla.

leer más

La prueba del delito

En nuestro viaje anterior a Japón descubrí la Fanta Grape. Me di el gusto de tomar en cantidades industriales, porque en Argentina no se consigue, al menos no fácilmente. Y mientras planificábamos nuestro segundo viaje, ya empezaba a ponerme ansiosa. ¡Iba a volver a tomar Fanta Grape!

Una vez en Japón, Miguel decidió sacar fotos de cada una de las botellas o latas que comprara (porque viene en una gran variedad de formatos), para guardar registro de mi adicción. He aquí el resultado.

fanta

Hay colado por ahí un nuevo descubrimiento: la Fanta de melón. Debo admitir, que con lo predispuesta que estoy siempre a probar cosas nuevas, esa no me gustó tanto.

En cualquier caso, queda claro por las fotos que me controlé bastante. Pensé que iba a terminar habiendo muchas fotos más.