Cinco alojamientos tradicionales

La variedad de opciones de alojamiento que ofrece Japón es enorme. Hoteles y pensiones de estilo occidental o japonés, desde una habitación común y corriente en un hotel como el de cualquier lugar del mundo, hasta un sillón en un manga café o un colchón metido en un hueco en la pared de algún hotel cápsula. Hay opciones para todos los gustos y bolsillos.

Ya hablaremos de alojamiento económico, pero hoy me quiero detener en formas de vivir el Japón tradicional por la noche, cuando uno vuelve de patear la ciudad y absorber información a lo loco, cuando uno se guarda y se dispone a recuperar energías para volver a correr al día siguiente. Acá va mi lista de cinco opciones de alojamiento tradicional en Japón.

seguir leyendo

Cinco aves japonesas

Uno de los pasatiempos que sigo desde hace ya unos cuantos años es la observación de aves. Siempre viajo con largavistas y con algún libro de aves bajo el brazo; y guardo registro de todas las aves que he visto, en Argentina y en otros países. En Japón no les dediqué tanto tiempo como es habitual. Había tanto para ver, que la paciencia y el tiempo requeridos para la observación por momentos resultaban imposibles. Además, corría con la desventaja de no contar con un libro de aves en un idioma conocido para mí, que me ayudara a identificar las especies con las que me iba cruzando. Pero saqué algunas fotos y ya de regreso en Argentina, con la ayuda de San Google, me senté a identificarlas.

AVES

Algunas permanecen anónimas, a la espera de que logre descubrir cómo se llaman. Pero he logrado reconocer unas cuantas.

En sintonía con mis listas de cinco, dejo aquí cinco de mis avistajes en Japón. En este recorte, incluyo aves que únicamente pueden verse en países de Oriente.

seguir leyendo

Cinco juegos japoneses

En casa nos gustan mucho los juegos de mesa, desde las cartas y el TEG hasta palabras cruzadas y ajedrez. Y, como no podía ser de otro modo, tenemos también nuestros sets de juegos japoneses, algunos comprados aquí, otros traidos de Japón.

IMG_20170319_124034820

Hace un tiempo publiqué una lista de cinco regalos japoneses. Un juego de mesa tradicional no solo es un buen recuerdo, sino también otra buena opción para regalo, si uno quiere hacer algún regalo especial, porque en general son más costosos que mis recomendaciones anteriores.

Va aquí una lista de juegos tradicionales japoneses.

seguir leyendo

Cinco libros de Japón

En un posteo anterior hice referencia a los libros japoneses que esperan en nuestra biblioteca a que hayamos adquirido los conocimientos indispensables para atrevernos a abrirlos. Quizás algún día podamos hacerlo, quizás no… en cualquier caso, si nunca llegamos a leerlos, no será porque no los tengamos a nuestra disposición. Ahí están esperando, e incentivándonos día a día para que sigamos estudiando japonés.

Difícilmente se pueda recomendar algo que todavía no se ha leído, así que esta selección de mis cinco compras preferidas  (porque no son en realidad cinco libros, sino más) no es tanto una recomendación, como una declaración de intención.

seguir leyendo

Cinco lugares para contemplar la floración del cerezo

Si uno viaja a Japón en primavera, no es necesario salir a buscar cerezos en flor para verlos. Están por todas partes. Dos pasos, un cerezo. Cerezos de flores blancas o rosadas, veredas cubiertas de pétalos, pétalos en la calle, pétalos volando por el aire. Sararimen trajeados de camino a sus trabajos se detienen bajo un árbol para fotografiar una rama. La gente saca fotos con sus celulares, hace picnics en las plazas. Las plazas llenas de puestitos de comida, lonas celestes a la sombra del sakura, y la gente de picnic durante dos semanas, que es lo que dura la floración. Es como el día de la primavera multiplicado por catorce, y extendido a todas las edades, porque no solo los jóvenes se reúnen en los parques. Para aquellos que amamos la poesía, la fiesta excede la bandejita de sushi y la lata de cerveza. El sakura nos remonta a los cinco versos del tanka, a las grandes poetas de la corte, nos recuerda las voces de Komachi y Murasaki, las entradas en el diario de Sei Shonagon. Nos acerca al antiguo arte de la contemplación.

sakura

Dos pasos, un cerezo. Pero hay lugares donde contemplarlos es espectacular, lugares donde los cerezos se reúnen en mareas, en largos túneles rosados. Acá va mi sugerencia de cinco lugares para disfrutarlos. Mi lista es arbitraria. Han quedado fuera algunos como el parque Goryokaku en Hakodate, o el pueblo de Kakunodate, todo él, famoso por sus cerezos. Mis cinco lugares para admirar la floración del cerezo están condicionados por aquellos que hemos visitado, por la caprichosa consigna de “cinco” que me he impuesto, y por mi intención de salpicar el mapa de Japón con mi recomendación: cinco flores de sakura en cinco ciudades distintas.

leer más

Cinco álbumes de VAMPS

Cuando compartí mi lista de los cinco álbumes más lindos que compré en Japón, aclaré que estaba excluyendo a una banda que merecía un lugar en la lista. Y es que los álbumes de VAMPS amenazaban con chuparle la sangre a muchos de los otros y dejarlos fuera. Por eso, decidí crear una lista especialmente para ellos.

VAMPS es indudablemente una banda visual, sin llegar a los extremos de las bandas visual kei, pero con una indiscutible preocupación por la estética que no solo se refleja en sus integrantes que —haciendo honor al nombre de la banda— envejecen en cámara lenta, sino en la producción que hay en cada uno de sus proyectos, incluido el arte de sus discos, que son —como era de esperarse— uno más lindo que el otro.

leer más

Cinco tradiciones para seguir en Japón

Japón, como es de esperarse de un país con tantos siglos de historia, tiene muchas tradiciones. Algunas se remontan a épocas muy remotas. Dependiendo de la época del año, se destacan unas u otras. Algunas, por el contrario, se practican durante todo el año. Sigue una breve lista, mi pequeño recorte arbitrario, de tradiciones que uno puede experimentar en un viaje a Japón.

leer más

Cinco mapas de ruta

La primera vez que viajamos a Japón no fuimos muy preparados. Si ahora nuestro japonés es malo, por entonces era nulo. No teníamos mucha idea de cómo serían las cosas allí, de lo fácil o difícil que podría resultar desplazarse y manejarse en un país donde el idioma y las costumbres son completamente distintas.

Lo cierto es que manejarse en Japón es mucho más sencillo de lo que uno podría esperar. Hay que estar muy atento a las conexiones y algunas estaciones pueden resultar algo caóticas, pero la señalización es clara, tanto en subtes como en trenes. Moverse bajo tierra es muy fácil. Todo se complica cuando uno sube a la superficie o sale de la estación. El primer desafío es elegir la salida correcta, y cuando uno ya está en la calle, moverse en la dirección correcta, la distancia correcta.

leer más