Cinco alojamientos tradicionales

La variedad de opciones de alojamiento que ofrece Japón es enorme. Hoteles y pensiones de estilo occidental o japonés, desde una habitación común y corriente en un hotel como el de cualquier lugar del mundo, hasta un sillón en un manga café o un colchón metido en un hueco en la pared de algún hotel cápsula. Hay opciones para todos los gustos y bolsillos.

Ya hablaremos de alojamiento económico, pero hoy me quiero detener en formas de vivir el Japón tradicional por la noche, cuando uno vuelve de patear la ciudad y absorber información a lo loco, cuando uno se guarda y se dispone a recuperar energías para volver a correr al día siguiente. Acá va mi lista de cinco opciones de alojamiento tradicional en Japón.

seguir leyendo

PRIMAVERA EN JAPÓN – DÍA 18 (Shirakawa-go y Gokoyama)

martes 13 de abril

Shirakawa-go y Gokoyama son dos regiones vecinas que se emplazan a lo largo del valle del río Shogawa. Las dos se distinguen por sus aldeas tradicionales, productoras de arroz, y por sus casas de estilo gassho-zukuri, cuyos techos recuerdan las manos de un monje budista en oración. Construidos sin clavos y cubiertos de una espesa capa de paja, están diseñados para aguantar el duro invierno de la zona.

El pueblo más importante de Shirakawa-go, y el más famoso y grande del valle, se llama Ogimachi. Desde Kanazawa se tardan setenta y cinco minutos en colectivo, por caminos de montaña. Llegamos a media mañana. Se nota la diferencia de temperatura. Está mucho más fresco e incluso cae una pequeña nevisca.

seguir leyendo

VERANO EN JAPÓN – DÍA 1 (Kyoto)

martes 14 de julio

Salimos temprano para la estación de tren. Nos alejamos de Tokyo sin siquiera haberlo pisado. Nuestro plan es viajar antes a Kyoto para presenciar el Gion Matsuri, un festival que se celebra durante todo el mes de julio, pero que tiene sus puntos más altos del 14 al 17. La idea es partir cuanto antes para aprovechar el día.

Llegamos a Kyoto poco antes del mediodía. Por suerte, el hotel que tenemos reservado acepta check-in temprano. En realidad no es un hotel, es un machiya, una casa tradicional japonesa de madera donde en otra época solían vivir los artesanos y mercaderes de las ciudades.

hotel

Estamos felices con nuestro alojamiento en Kaikoan. Las habitaciones (más bien pequeños departamentos de dos pisos, con cocina y baño privado) llevan nombres de grandes mujeres de la historia japonesa. Nosotros hemos reservado la habitación Shikibu, llamada así en honor a Murasaki Shikibu, poeta y autora de la primera novela de la historia, allá por el año 1000: el Genji Monogatari.

Dejamos nuestro equipaje y salimos a la calle. Este es nuestro segundo viaje a Japón. Hemos decidido no volver a aquellos lugares que ya conocemos. Ya visitamos la mayoría de los templos y santuarios más importantes de Kyoto, pero nos han quedado muchas cosas pendientes, y estamos seguros de que este segundo viaje tampoco nos alcanzará para ver todo lo que la ciudad ofrece. leer más