A Japón hay que viajar con block de notas

A nuestros dos viajes por Japón, Miguel-san fue con dos herramientas indispensables: un pequeño block de notas espiralado de tapa azul y un lápiz.

Semáforo en rojo, esperamos en la esquina de Shijo, y Miguel garabatea algo en la libreta. Después de comprar las entradas para visitar el Pabellón de Oro, me doy vuelta para buscarlo: Miguel con su libreta, frente a las enormes raíces de un árbol cubierto de musgo. Yo me pruebo un yukata  en una tienda de Kyoto. Detrás de mí, entre kimonos y obis de colores brillantes, Miguel escribe unas palabras. Llueve en Arashiyama, Miguel busca refugio bajo el techo de un templo y abre su libreta azul.

leer más

La prueba del delito

En nuestro viaje anterior a Japón descubrí la Fanta Grape. Me di el gusto de tomar en cantidades industriales, porque en Argentina no se consigue, al menos no fácilmente. Y mientras planificábamos nuestro segundo viaje, ya empezaba a ponerme ansiosa. ¡Iba a volver a tomar Fanta Grape!

Una vez en Japón, Miguel decidió sacar fotos de cada una de las botellas o latas que comprara (porque viene en una gran variedad de formatos), para guardar registro de mi adicción. He aquí el resultado.

fanta

Hay colado por ahí un nuevo descubrimiento: la Fanta de melón. Debo admitir, que con lo predispuesta que estoy siempre a probar cosas nuevas, esa no me gustó tanto.

En cualquier caso, queda claro por las fotos que me controlé bastante. Pensé que iba a terminar habiendo muchas fotos más.