Escribir en Japón

Pesentación de Hojas que caen sobre otras hojas, de Miguel Sardegna

El mes pasado se presentó Hojas que caen sobra otras hojas, de Miguel Sardegna, un libro de cuentos de temática japonesa editado por Conejos. Me convocaron para participar en la presentación, y se me ocurrió mostrar la cocina, abrir un poco las cortinas e invitarlos a espiar bambalinas.

Esto es lo que leí.

seguir leyendo

Anuncios

Cinco libros de Japón

En un posteo anterior hice referencia a los libros japoneses que esperan en nuestra biblioteca a que hayamos adquirido los conocimientos indispensables para atrevernos a abrirlos. Quizás algún día podamos hacerlo, quizás no… en cualquier caso, si nunca llegamos a leerlos, no será porque no los tengamos a nuestra disposición. Ahí están esperando, e incentivándonos día a día para que sigamos estudiando japonés.

Difícilmente se pueda recomendar algo que todavía no se ha leído, así que esta selección de mis cinco compras preferidas  (porque no son en realidad cinco libros, sino más) no es tanto una recomendación, como una declaración de intención.

seguir leyendo

PRIMAVERA EN JAPÓN – DÍA 15 (Otsu)

domingo 11 de abril

Último día en Kyoto, pero no lo pasaremos en Kyoto. Nos tomaremos un tren hasta la ciudad vecina de Otsu, a orillas del lago Biwa, que lleva ese nombre por su supuesto parecido con la forma del instrumento.

Otsu albergó a dos grandes escritores. Matsuo Basho vivió un tiempo en esta ciudad, poco antes de morir, y sus restos descansan aquí, en el templo Gichu-ji. Pero nosotros venimos a otro templo, el Ishiyama-dera, asociado con una de las grandes poetas clásicas de Japón: Murasaki Shikibu.

seguir leyendo

A Japón hay que viajar con block de notas

A nuestros dos viajes por Japón, Miguel-san fue con dos herramientas indispensables: un pequeño block de notas espiralado de tapa azul y un lápiz.

Semáforo en rojo, esperamos en la esquina de Shijo, y Miguel garabatea algo en la libreta. Después de comprar las entradas para visitar el Pabellón de Oro, me doy vuelta para buscarlo: Miguel con su libreta, frente a las enormes raíces de un árbol cubierto de musgo. Yo me pruebo un yukata  en una tienda de Kyoto. Detrás de mí, entre kimonos y obis de colores brillantes, Miguel escribe unas palabras. Llueve en Arashiyama, Miguel busca refugio bajo el techo de un templo y abre su libreta azul.

leer más